martes, 5 de junio de 2012

¿Un error histórico?


   A raíz de una discusión sobre si un futuro Rey de España que se llamase Juan debería ser considerado como Juan III o Juan IV, opción por la que me inclino, dicho sea de paso, nos surgió otra duda, que se podría reconducir al machismo que ha reinado tradicionalmente entre los historiadores, a quienes pido de antemano disculpas por los errores en que pueda incurrir al explicar lo siguiente.

Escudo en Wikipedia de los Reyes Católicos donde se observan las armas de Castilla, León, Aragón,
Granada y Nápoles (en vez de las de Navarra, que aparecen en el escudo franquista)

   Veamos, la conclusión a la que se llegó en esa discusión es que es erróneo llamar a la dinastía de los Austrias así, en tanto que reinaron como descendientes de Juana I de Castilla y Aragón, y no por ser los vástagos de Felipe el Hermoso (que a nuestro juicio está mal llamado Felipe I).

   Se esgrimieron a favor de esto varios argumentos:
  • si bien es cierto que Juana es considerada como Reina “nominal” de España, recayendo las responsabilidades del reinado en su marido Felipe de Austria, no lo es menos que la dinastía que da derecho a la corona del reino español procede de ella y no de él. Por eso, Carlos I y sucesores no deberían ser llamados “Austrias”, porque la corona nos les viene de esa rama.

    Monumento dedicado a la Reina Juana I de Castilla,
    en Tordesillas, donde estuvo cautiva.

  • si se argumentase que los descendientes de Juana la Loca se denominan “Austrias” por el mero hecho de asumir el apellido paterno, ello entraría en contradicción con que Alfonso XII, Alfonso XIII o el mismo Juan Carlos I sean considerados “Borbones” en vez de “de Asís”, puesto que el primero de los mencionados fue hijo de Isabel II (la Borbón) y Francisco de Asís. No entraremos a discutir si era hijo biológico puesto que sí era hijo legítimo del Príncipe Francisco (nótese que no se habla de Rey Francisco I, a diferencia del privilagiado y beneficiado Felipe I el Hermoso) e hijo biológico, por parto... no queda otra, de Isabel, titular de la corona . Así, siguiendo con la analogía, si el día de mañana un Francisco llega al trono de España, ¿entonces debería llamarse Francisco II (igual que el Felipe nieto de Juana I reinó como Felipe II)?.
  • y si se ostenta como justificación que el Rey Felipe I fue Rey por haberse ocupado efectiva y patentemente de la regencia y ejercido el dominio sobre los territorios de la corona de su esposa, se supone que si el día de mañana subiese al trono una Princesa María Cristina, lo haría bajo el apelativo de María Cristina II, en respeto a la regencia (ejemplar, por cierto) de la madre de Alfonso XIII hasta la mayoría de edad de éste. No parece posible que así sea.
Retrato de S.M. María Cristina, regente, con su hijo menor de edad
aunque Rey desde su nacimiento, S.M. Alfonso XIII.

   Esta disquisición, la conclusión a la que me hace llegar es que afortunadamente los tiempos han cambiado, como así lo han hecho las cosas y las normas, incluso las que se refieren a la sucesión dinástica. No obstante, seguiré considerando que los conceptos de “Felipe I” y “Austrias” son un tanto erróneos. Y perdónenme si son excesivos el chauvinismo y el feminismo de mi postura.

   Como siempre, en el medio está la virtud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario